Tomar decisiones en vez de asumir medidas impuestas

Si un juez no conoce los detalles de nuestra relación de pareja, ni las necesidades y peculiaridades de nuestros hijos, ¿por qué permitirle que decida por nuestra vida?

Una de las peores consecuencias que sufren parejas que no logran ponerse de acuerdo en los detalles de su divorcio y que terminan sumergidos en un proceso contencioso, es que renuncian, consciente o inconscientemente, a tomar decisiones por sí mismas y ponen en manos de un juez, que apenas les conoce, toda clase de detalles que definen lo que será su vida tras el divorcio, tanto del ámbito económico, como de todo aquello que tiene que ver con l@s hij@s. Pero, ¿cómo puede decidir una persona desconocida, que sabe poco o nada acerca de nuestra vida, qué es lo mejor para nosotros y nuestr@s hij@s? No se trata de que los jueces de familia no sean capaces o que no haya circunstancias en las que su intervención no sea necesaria.

Gracias a la mediación familiar los miembros de una pareja en conflicto asumen su responsabilidad acerca de la toma de decisiones relativas a su vida. A  lo largo de las sesiones de mediación, trabajando conjuntamente las partes con los profesionales, se encuentran acuerdos que verdaderamente tienen en cuenta las necesidades y deseos de todas las partes directa o indirectamente implicadas en el conflicto. Acuerdos que funcionan, porque han sido sugeridos y decididos de común acuerdo, sin imposiciones. Soluciones que ambas partes pueden defender sin que haya ganadores ni perdedores.

Publicada 26 febrero, 2013 at 11:18 am

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE