Cómo salir reforzados de un verano revuelto

A juzgar por las estadísticas y por las parejas que se ponen en contacto conmigo a estas alturas del verano, propongo comenzar septiembre con una porción de “orden” y de ilusión en la relación…

Seguramente que ya habrás oído eso de que en los periodos posteriores a las vacaciones las solicitudes de divorcio se disparan. Y esto no es un dato de prensa rosa ni sensacionalista, sino que se refleja cada año en las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial. Y en mi caso, es un fenómeno que vivo de primera mano con las parejas que acuden a mí cada septiembre en busca de consejo y ayuda.

Si este año tu relación es una de las muchas que se han tambaleado durante el verano, lo mejor es mantener la calma. Y con esto no quiero decir “no hagas nada, que ya pasará cuando se reanude la rutina”. A lo que me refiero es a que cada vez que una relación de pareja “se revuelve”, siempre que vislumbramos un atisbo de crisis o nos sorprendemos en medio de un huracán de fuertes emociones y grandes dudas, la vida nos está ofreciendo una estupenda oportunidad, de la que sólo nos beneficiaremos si logramos mantener la calma. Si ahora que finaliza el verano te encuentras en una de estas etapas en las que cuestiones el sentido y el futuro de tu relación, en la que surgen una y otra vez emociones de frustración o insatisfacción, es momento de parar, observar y actuar, dejando que se alíen la cabeza y el corazón.

En primer lugar, ten en cuenta que las vacaciones no han “causado” un problema. Las vacaciones lo que han hecho es servir de “detonante”. Al alterarse la rutina y, en muchos casos, tener más tiempo para ti, para tu pareja y para tu familia, se genera un espacio en el que sale a la luz todo aquello que queda relegado a un segundo plano en la rutina cotidiana. En segundo lugar, toma conciencia y recuérdate que a lo largo de tu vida han habido crisis menores o mayores que has superado con éxito, conectando con tu sabiduría interior, buscando las herramientas adecuadas y enfocándote en positivo.

Y por último, ¡sé valiente! Por experiencia sé que todos y todas tenemos capacidades de sobra y una creatividad ilimitada para encontrar aquello que nos hace feliz. Por ello, sé que vale la pena ser valiente, arriesgarse a abordar lo desconocido, salir de la zona de confort y crear activamente la realidad que queremos vivir. En unos casos, estos tres puntos te llevarán a reforzar tu relación de pareja, a reconectar con aquello que amas de esa persona con la que has decidido compartir tu vida, y a entrar en una nueva etapa más madura y consciente de la relación.

En otros casos, seguir el dictamen de tu corazón te impulsará a hacer cambios en tu vida, a finalizar tu relación sentimental, a reconocer que tus necesidades, tus deseos y tus prioridades han cambiado y que necesitas darle un giro a tu trayectoria. Pero en cualquiera de los casos, lo que has de tener en cuenta es que saldrás ganando. Saldrás con más fuerza, y más seguridad, y más ilusión. Porque siempre, siempre, después de una tormenta viene la calma y las cosas se ven de otra manera. Con mayor agradecimiento. Con más ilusión. Con una consciencia gigante de lo que es importante en la vida. Y recuerda que estoy a tu disposición en Ententia para lo que necesites. Que no están solos. Que este final del verano puede ser el momento ideal para aprender a comunicarse y conectar mejor, para ser un poquito más feliz, para vivir con más ilusión.

¡Te deseo que tengas un maravilloso final de verano!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE