LO QUE NO DICEN LOS CUENTOS DE PRINCESAS ACERCA DE ‘SER PAREJA’

¿Quién no conoce la trama de un buen cuento de princesas, de uno de esos en los que la protagonista encuentra en el príncipe azul la respuesta a todas sus dudas, la solución a todos sus problemas, la satisfacción a todas sus necesidades? Todos y todas los que actualmente tenemos un concepto más o menos claro de lo que es tener una relación de pareja feliz, hemos sido irremediablemente influenciados por los muchos cuentos y películas a los que hemos estado ‘expuestos’ durante toda nuestra vida.

Pero, después de veinte años de llevar una relación estable y de trabajar con parejas, te puedo asegurar que más que ‘expuestos’, lo que estamos es algo ‘dañados’ por estas bellas e incompletas historias. Y es que no se trata de que los cuentos nos muestren algo que no es real, ¡cualquiera que ha estado locamente enamorado da fe de que, durante un mayor o menor espacio de tiempo se siente exactamente como sus protagonistas! Lo que ocurre es que el cuento o la película no abarcan un tiempo de relación entre ‘sus majestades’, que nos permita ser testigo de los retos a los que ellos, como cualquier pareja, con toda seguridad terminarían estando expuestos.Retos que toda Pareja Ilusionada encara con valentía…

RETO N° 1 – Superar el final del enamoramiento y el comienzo del ‘verse de verdad’

Cuando la dulce, apasionada, loca e irracional primera etapa del enamoramiento culmina, cuando ya no sólo funciona esa magnífica química que nos ha convencido de que somos ‘el uno para el otro’, comienza un período en el que la realidad nos zarandea y nos abre los ojos ante la totalidad de la persona que hemos elegido como el amor de nuestra vida… ¡y lo que vemos no siempre nos gusta! Seguro preferiríamos moldearle a nuestro antojo, antes que aceptar como algo enriquecedor su individualidad y todo aquello que se diferencia de uno mismo. Pero sólo quienes consiguen conocer de manera genuina y admirar de manera sincera a su pareja, con todas sus virtudes y peculiaridades, es capaz de ser plenamente feliz.

RETO N°2  – Conseguir COMUNICARSE con mayúsculas y desde el corazón

Justo en el periodo de tránsito entre el enamoramiento y la pareja, la ‘de verdad’, comenzamos a darnos cuenta de que ese ser al que inicialmente atribuimos la facultad de leer nuestros pensamientos y de satisfacer nuestras necesidades mucho antes de que tan siquiera fuéramos conscientes de ellas, es una persona mortal como otra cualquiera, sin más. Si logramos sustituir la sensación de frustración, decepción e impotencia por tener que identificar y expresar lo que sentimos y necesitamos, y lo transformamos en disfrutar con el compartir y el buscar soluciones creativas a lo que vivimos juntos, estaremos sentando la base para una vida mucho más satisfactoria y para una relación de pareja más feliz.

RETO N° 3  – Aprender a reírse mucho por el camino

Los ingredientes que hacen que este camino que transitan todas las parejas se haga mucho más ligero y disfrutable son una enorme porción de buen humor y una inyección diaria de ilusión.  Porque quien aprende a compartir y crecer con alegría,  quien consigue reirse de sí mismo con la persona amada  en los días en los que se siente ‘miserable’, quien mantiene la sensación de mariposas en el estómago y de inmenso agradecimiento por haber encontrado a una persona con la que ser feliz, es capaz de tener una relación de pareja plena… ¡y de mostrarle a sus hijos que la realidad es mucho más divertida y emocionante que la ficción de los cuentos, y que la montaña rusa que se recorre con toda relación humana auténtica y de calidad vale la pena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE