El Día del Padre – Motor de reflexión

Uno de los mayores retos que afrontar después de una separación o divorcio es el de “superar” de manera airosa las fechas señaladas, como el próximo Día del Padre.

Cuando nos acabamos de separar o divorciar cambia toda nuestra vida. Y si bien el trasiego de la vida cotidiana puede a veces hacernos olvidar nuestra nueva situación, una de las cosas que ponen de manifiesto irremediablemente el cambio de vida son las fechas señaladas. El próximo Día del Padre es uno de esos días que pueden remover a todas las partes afectadas en la ruptura de la pareja. ¿Qué hacer este día? ¿Dónde estará cada cual? Y si no es posible ver al padre, ¿qué hacer en su lugar? Todas estas preguntas son muy importantes y se merecen una profunda reflexión, puesto que afectan a l@s niñ@s, definen nuestras relaciones y ponen de manifiesto nuestros valores y prioridades. La presencia o la ausencia del padre tiene un significado y genera unas consecuencias. El Día del Padre es una buena excusa para tomar conciencia de ello.

Publicada 14 marzo, 2013 at 10:46 am

Etiquetas: , , , ,

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE