Dos regalos en el día del padre

Hay niñ@s que hacen dos regalos por el Día del Padre: el de su padre biológico y el de la persona con la que conviven y a la que también quieren.

La vida de l@s niñ@s puede verse enriquecida por la entrada de una nueva figura masculina tras el divorcio, que a pesar de no ser llamado papá, ni de tener como objetivo remplazarle, se convierte en hombre de referencia en su vida. Llegado el Día del Padre es posible que, con toda naturalidad, un niño exprese que está haciendo dos regalos, uno para su padre y otro para ese otro ser que le hace sentirse querido y arropado. En estos casos, es posible que ninguno de los tres adultos sepa muy bien cómo reaccionar, puesto que cada uno lo recibirá con un sentimiento diferente. El padre biológico puede temer verse remplazado; la madre podrá sentirse orgullosa pero al mismo tiempo temerosa de que el padre genere un conflicto por ello; y finalmente el nuevo hombre en la vida del niño puede que sienta cierto reparo ante tal gesto de amor, que sienta miedo al estrecho vínculo que se está creando con un niño que biológicamente no es suyo.

Desde Ententia entendemos el gesto de querer hacer dos regalos como un sanísimo impulso de querer expresar amor a dos personas, cuya existencia no está reñida. Es un gesto que manifiesta que el padre está presente y el nuevo hombre es valioso, una forma de decir abiertamente que se aceptan las nuevas relaciones, sin tabús ni tensiones. En definitiva, una lección de la que much@s tenemos algo que aprender.

Publicada 13 marzo, 2013 at 10:28 am

Etiquetas: , ,

No hay comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE