Diálogo en vez de confrontación

Uno de los resultados más significativos y tangibles de la mediación familiar consiste en que se puede conseguir que dos personas que están sumamente enfrentadas lleguen a encontrarse.

Cuando una pareja ha entrado en una crisis y tomado la determinación de separarse o divorciarse, es frecuente que los conflictos en torno a los detalles de la ruptura lleguen a crecer hasta un punto en que es imposible “encontrarse”. Con encontrarse no nos referimos solamente, como es obvio, a reunir a los dos miembros de la pareja en un mismo lugar. Se trata, por una parte, de hacer posible que las personas se escuchen con atención, de lograr que no solo se mantengan en silencio y se contengan para no interrumpir a la otra parte mientras habla. También se trata de crear un ambiente en el que sea posible expresarse, decir su opinión o compartir una emoción, sin tener el temor de sufrir una ataque por ello.

En Ententia hemos creado un entorno luminoso, acogedor y cálido, y trabajamos con profesionales mediadores que saben del dolor, la tristeza y la ira que acompañan una separación y que son capaces de trabajar con las partes para que, a pesar de todas esas emociones que quieren sabotear el encuentro, la comunicación pueda fluir para crear acuerdos satisfactorios y duraderos. Porque cuando somos capaces de escuchar y nos sentimos escuchad@s, cuando dejamos espacio para un verdadero diálogo y nos despedimos del impulso de crear una confrontación, podemos crear soluciones que benefician a todas las partes, madres, padres e hij@s.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CLOSE
CLOSE